Cabezales contemporáneos para dormitorios juveniles

¿Quién dice que los cabezales son cosa del pasado?

Los conceptos se reinventan y se actualizan, se adaptan a las nuevas tendencias y no por ello dejan de conservar su esencia, es decir, aquello para lo que fueron concebidos. Además de embellecer la estancia, contribuyen también al mantenimiento de las paredes y el mobiliario, ya que evitan desgastes y rozaduras, así como la transmisión de humedades al mobiliario y al colchón, ya que las paredes, tanto las divisorias, aunque especialmente los cerramientos perimetrales, contienen gran cantidad de humedad que debemos evitar.

En la actualidad podemos diseñar soluciones con cabezales para todos los estilos, edades, tipos de camas y gustos; desde los más tradicionales a los más modernos y minimalistas.

Seguidamente te vamos a presentar algunos ejemplos para que conozcas algunas soluciones con cabezales planteadas a clientes de ElMenut.com.

Si eres de los amantes de la cama tradicional, la solución clásica de cabezal recto sobre bastidor con patas, siempre la mantenemos disponible, y podrás encontrarlos además de los de siempre, en forma de casita, nube o flor.

cabezal casita verde

cabezal casita lila

cabezal nube verde

dormitorios con cabezal flor

dormitorio cabezal corazón

dormitorio multicolor nubes

Pero…,

¿Por qué no pensar en darle a tus cabeceros un toque distinto, novedoso y que además resulte funcional?

Cuando tenemos un pilar:

Cuando nos encontramos con un pilar precisamente en las paredes de los cabezales, siempre podemos recurrir a repisas o estantes para conseguir resultados estéticamente interesantes.

Otro recurso puede ser proteger la cabecera de la cama con un panel recto corrido a modo de friso.

cabezal recto en pared

habitacion juvenil con cabezal en pared

dormitorio juvenil moderno con cabezal en pared

dormitorio con cabezal con estantes

cabezal panel recto pared

Para camas gemelas:

En la imagen siguiente podrás apreciar un planteamiento de dos camitas gemelas dispuestas según la manera tradicional. En este caso hemos sustituido el cabecero por dos arcones con un módulo central de estantes, creándose de este modo una práctica repisa funcional que cumple a la perfección el rol de cabecero corrido, ocupando toda la pared principal.

dormitorio infantil cabecero separador

 

El cabecero como separador:

Otro posible planteamiento es utilizar el cabecero como separador de ambientes. Creando así una estancia con dos zonas claramente diferenciadas; una zona para el descanso y otra zona para estudiar o trabajar.

dormitorio cabecero separador ambientes

En cuanto a los materiales, puedes escoger entre chapa o laca, de material laminado o incluso tapizados.

Para jóvenes adultos:

Existen en la actualidad, sobre todo pensando en los dormitorios juveniles, y de jóvenes adultos, cabeceros retroiluminados que además son útiles como vacía-bolsillos o estantes auxiliares para dejar un libro o una Tablet durante la noche, en los que podrás también insertar cargadores USB para dispositivos multimedia.

dormitorios jovenes adultos

dormitorio juvenil con vacia bolsillos

dormitorio juvenil con vacia bolsillos abierto

dormitorio juvenil con estantes auxiliares

detalle cabezal moderno gris

Detalle de cabezal con puertos USB para carga de dispositivos
Detalle de cabezal con dispositivos multimedia. (Puertos USB para carga de dispositivos)

 

Para los más peques:

Disponemos también de cabeceros infantiles con repisas y complementos colgados, pero, además, podemos jugar con los cabezales superpuestos; nos referimos a semicírculos tapizados que se pueden agrupar creando formas geométricas divertidas, y que se superponen sobre una base de tablero, jugando un doble rol decorativo y de chichonera improvisada.

cabeceros infantiles con repisas

habitacion infantil cabezal rojo

cabeceros infantiles repisas y complementos colgados

cabecero juvenil con estantes

dormitorio cabezal

Optimización del espacio:

Como anticipábamos al inicio de este artículo, tradicionalmente, las camas se solían colocar en el medio de la habitación partiendo todo el espacio, pero la tendencia actual va enfocada a optimizar el espacio al máximo e incluso es habitual darle varios usos a una misma estancia, definiendo la funcionalidad por zonas.

En el caso de las habitaciones compartidas con camas dispuestas en L, se suele recurrir mucho a frisos rectos o acanalados con el fin de unificar el conjunto de la composición.

Dormitorio en L con cabezal

Los frisos son un recurso muy habitual también en las habitaciones individuales, como elemento de remate, además de las funcionalidades prácticas que ya hemos mencionado anteriormente.

El estilo tradicional:

Si nos centramos en el estilo tradicional, las camas coloniales siempre presentan la opción de llevar brazos con friso de diferentes diseños.
Estéticamente, este tipo de camas da un aspecto más cálido y acogedor. Sus camas presentan diferentes opciones de altura para los brazos, y además pueden llevar su propio friso integrado o si lo prefieres arrimar la cama a un friso corrido que recorra toda la pared.
Estas camas se fabrican en versión tradicional con cabecero, o nido con cajones o arrastre e incluso con cama deslizante. En cualquier caso, el estilo colonial, resulta informal pero elegante. Sus opciones de acabados en lacas y chapas son muy variados, pero su precio también es superior al de cualquier producto laminado.
Es la elección ideal para un dormitorio o estancia pensada para muchos años.

Dormitorio colonal brazos con friso

No queríamos terminar este artículo sin hacer mención a las ingeniosas soluciones que nos aportan algunos proveedores, enfocadas a la máxima optimización de los espacios, como por ejemplo, el arcón cabecero que te presentamos en la siguiente imagen.

arcón cabecero

Se trata de una reinterpretación del ya conocido arcón cabecero deslizante, pero en este caso, el frontal es una librería que se desliza y trasforma fácilmente en una práctica mesa de estudio, quedando todo el espacio interior habilitado para 3 cajones de gran capacidad de almacenamiento, ya que se fabrican del mismo fondo de la cama, tanto para versiones de colchón de 90 cm como de 105 cm, de modo que la única limitación será el espacio que tengas para poderla deslizar.

Una vez cerrada la mesa, el arcón se convierte en una práctica repisa-cabecero.

 

Confiamos en que este pequeño análisis sobre los cabeceros de cama haya despertado tu interés y sigas fiel a las publicaciones en nuestro blog de noticias, novedades y curiosidades del diseño de interiores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *