5 tips para la distribución de dormitorio juvenil

A la hora de comenzar un proyecto hay varios aspectos que todo buen diseñador debe tener en cuenta para que el resultado final sea perfecto y sobretodo, el cliente no tenga ningún problema a posteriori con la distribución de dormitorio juvenil.

Para ello, os dejamos algunos consejos que utilizamos en El Menut para que optar por la mejor elección sea más fácil y rápido.

1. Medir es conocer.

Lo desconocido a veces asusta así que coged boli, papel y metro y a medir. Debemos conocer el espacio a la perfección y encontrar todos los obstáculos, que por pequeños que sean, puedan dificultarnos el proyecto.
Debemos localizar:
  • Los huecos de puertas y ventanas.
  • Si dentro del espacio ya hay algún armario.
  • Elementos estructurales como vigas, viguetas o pilares.
  • Conocer la estructura interna de los tabiques; si son de cartón yeso o de ladrillo.
  • La distancia que hay del suelo a la ventana y de la ventana a cada lado de la pared.
  • Si encontramos radiadores.
  • La localización exacta de los enchufes e interruptores para que no se tapen posteriormente.

2. ¿Cuáles son mis necesidades?

¿Qué necesitas, qué uso le vas a dar y con qué frecuencia?
Esas son algunas de las preguntas que debes hacer para conocer tus necesidades y poder encontrar exactamente lo que estás buscando.
En la distribución de dormitorio juvenil, la parte principal es la cama y la proyección de la misma, por eso es lo que más debemos estudiar: calcular cuantas necesitas, la medida de éstas, la usabilidad y la frecuencia.
Todo depende del tamaño de la habitación y del numero de camas que quieras poner. Por tanto, si necesitas asesoramiento, contacta con nosotros.

3.¿Cómo lo realizaremos?

Una vez decidido cuántas camas necesitamos, la medida de éstas y la frecuencia de uso, tenemos que encontrar cual es el sistema más apropiado para suplir esas necesidades. Puede parecer una tarea fácil pero existen tantos sistemas que no resulta tan fácil:

Cama abatible con armario
  • Camas fijas: es el método más tradicional, y en caso de necesitar más de una cama, el que más espacio ocupa.
  • Camas nido: una opción para los que necesiten de vez en cuando una cama supletoria.
  • Cama compacta: la combinación perfecta para quien necesite, además de otra cama, espacio de almacenamiento.
  • Bi-camas: éstas tienen la ventaja que tiene capacidad para dos colchones del mismo tamaño a diferencia del resto que la cama inferior era de 10 cm menos.
  • Literas: una solución en altura.
  • Camas altas: con la posibilidad de añadir una cama cruzada bajo o crear un espacio de almacenamiento o estudio.
  • Cama tren: similares a las literas pero no alineadas, por lo que deja espacio para almacenamiento a uno de los lados.
  • Correderas o deslizantes: fáciles de sacar para quien le va a dar un uso más de continuo.
  • Camas abatibles: éstas son las que más espacio de paso ganan ya que se encuentran cerradas y no molestan:
      • Verticales
      • Horizontales
      • Abatibles con mesa
      • Abatibles con sofá

4. Pros y contras ¿Cuál elegimos?

Una vez analizamos cuales son los posibles sistemas que podrían servirnos para nuestra distribución de dormitorio juvenil, debemos dar el gran paso, escoger uno.
A veces no es tarea fácil, ya que todos nos pueden parecer igual de buenos, por eso debemos analizar cuáles son los puntos fuertes y carencias de cada uno, en función de las necesidades y presupuesto de nuestro cliente.

5. Completemos la distribución de dormitorio juvenil

Aunque la cama sea la parte más importante de un dormitorio, éste no solo se compone de eso. En una buena distribución de dormitorio juvenil necesitamos almacenaje, zona de estudio e incluso zona de juegos si se precisa.

Por eso, hay que decidir qué otros elementos vamos a incorporar en nuestro espacio, siempre con un criterio claro, cubriendo las necesidades, porque a veces “menos es más”.
¿Has tomado nota? Es momento de tomar decisiones y no olvidar que, los pequeños, también forman parte del proceso, ya que va a ser «su espacio».
¡Ánimo!